Mi vida lejos de tu manos

Tengo lo que no tengo y desearía tener.

Un vació ocupa mi corazón y mi alma son los escombros que dejo ti partida una vez mas.

El dolor es más fuerte de lo que pueda sentir y siento placer al dañar la parte física que dejaste de ver.

Deje de pensar en mi ser, mi vida es lo que dejaste de ella y si mi cuerpo perece tu mirada tal vez volverá a mi.

Ahora me encuentro entre estas cuatro paredes, con un silencio amargo, deseando que vuelvas a pensar en mí.

Una hojilla es mi única amiga, mi única compañera, mi pensar esta en ti, mis deseos en el dolor que no será como el que siento tras el hecho de tu partida.

Siento placer porque este dolor físico es tan dulce como lo que dejas te en mi y tan amargo como tus palabras de adiós.

La sangre que corre por mis brazos, la gotas que caen en el espacio, en las cartas que me dejaste, en los recuerdos que no me dejan vivir, en la vida que en momentos partirá como lo hiciste tú.

Esos momentos en los que la vida es un juego en lo que tenerte como la compañera de juegos será mis esperanzas para salvar lo que ya es un hecho. Eso es tan falso como decir que estas aquí deseando que yo este allí.

Ahora podrás decir que te di mi vida entera porque no me queda más que esperar que decidas recordarme y saber que ya no estoy para ti.

Lo deje todo contigo como ahora dejo mi vida por ti…

Es mejor morir para no pensarte, para no desearte, que vivir deseando no haberte perdido…